Relato: Adicta a papi



Relato: Adicta a papi

ADICTA A PAPI




Soy un hombre de 50 años casado con una mujer de 47. Ella
había sido operada para extirparle la matriz y tuvo complicaciones que la tenían
en cama. Quiso estar en casa pues odia los hospitales, así que contraté a la que
sería su enfermera por una semana. Cuando la enfermera llegó a cuidar a mi
esposa, me impresionó por lo linda que era.



El primer día me contuve, pero al segundo, cuando estaba
doblada arreglando la almohada de mi mujer que se acababa de dormir, le metí la
mano por el uniforme y le toque su cosita. Ella no protestó. Yo ya sabía pues
había algo en su mirada (de puta) que me lo decía. Salimos del cuarto y sin
darme tiempo ni a besarla, se bajó y me quito los pantalones comenzando a mamar
mi semi-erecto pene. Pensé que iba a morir. Desde que mi esposa enfermó (hace
casi un año) no teníamos relaciones y me conformaba con pajearme pues me sentía
culpable de engañarla estando ella enferma. Ya éramos una pareja madura y no me
animaba a buscar mujeres por ahí, pero ya no podía más. Ésta enfermerita (que le
pondría unos 25 años; podría ser mi hija) me estaba dando una mamada celestial.
No tardé en correrme de forma violenta y cuando me recuperé le pedí disculpas.
Ella me dijo que no había problema que se conformaba con que se la mamara. Acto
seguido se dirigió a la cocina y se tumbo en la mesa abriendo sus piernas
eróticamente. Arranque su tanguita y me la comí literalmente, utilizando toda la
experiencia de años.



Su cuquita era celestial; se la lamía con desesperación
dándole un orgasmo tras otro. Ya a lo último metí mi lengua en su raja en un
mete y saca mientras manoseaba su clítoris con una mano y penetraba su ano con
los dedos de la otra. La vi morderse los labios para no gritar mientras
terminaba desfallecida en la mesa. Durante el proceso me empalme de nuevo, me
paré al lado de su cara desfallecida y me masturbé sobre ella; se dejó hacer.
Cuando terminé abrió los ojos y se metió mi pene en la boca de nuevo, como
tratando de sacarle la última porción de semen; cuando terminó recogió el resto
en su cara y la lamió. Cuando nos compusimos hablamos amenamente. Me dijo que
era adicta a las mamadas a penes de hombres maduros y que lo prefería incluso a
las penetraciones exceptuando las anales que la enloquecían. Me dijo que le
gustaba el 69 pero que mientras le lamían la cuquita le penetraran el ano con lo
que fuera.



Le pregunte si le había pasado algo parecido con algún
enfermo en el hospital a lo que me contó:



"veras, no soy prostituta pero había un señor de unos 65 años
(15 más que yo) que estaba muy enfermó. Yo lo bañaba pues no se podía parar y a
veces se le ponía la polla medio erecta. Un día, mientras lo bañaba, me dijo que
me daba $60.00 si se lo mamaba. Me dijo que su esposa nunca lo había hecho y que
no quería morir sin probar. Más que por el dinero lo hice por la excitación que
me causo saber que nunca había disfrutado una mamada. Comencé a enjabonarle el
pito suavemente causando la erección completa; luego se la enjuagué y cuando
estuvo bien limpia me acerqué para comenzar. Era una polla grande y larga
(aunque no muy dura) olía a carne y me encantó. Comencé a lamerla despacio
bajando hasta los huevos que eran grandes; me los metía en la boca y los chupaba
por turno hasta que volví al pene y me lo metí todo en la boca.



Subía y bajaba cada vez más rápido hasta que logré que se
arqueara para eyacular. Tenía preparado un pañito para recoger el semen pero
cuando lo sentí en la boca me gusto su sabor y me lo trague todo." Me dijo que
después se lo hizo de gratis varias veces más pues le gusto mucho. En varias
ocasiones mientras ella mamaba, él la masturbaba con la mano y un día ella llevo
un vibrador que él le introdujo hasta por el ano.



Le pregunté que cual había sido su primera vez y me contó una
historia sorprendente que me excitó hasta el morbo. Ella me dijo con mucha
inocencia, como si me contara algo normal, que su primer y más amado hombre fue
su papi y que todavía no lo olvida. Me contó:



"Cuando yo tenía 11 años mi papi sufrió un accidente y le
enyesaron ambas piernas de las rodillas para abajo. La primera semana estuvo
insoportable por tener que dejar de trabajar y estar postrado en cama. Mi mamá
se cansó y me dijo que tendría que atenderlo pues ella no iba a bregar más con
él. Yo adoraba a mi padre y me encantó la idea (de ahí mi vocación de enfermera)
así que mi mami se fue a trabajar y yo comenzaría a atender a papi por las
tardes cuando llegara del colegio hasta la noche que llegaba ella.



El primer día llegué y él se estaba lavando el cuerpo en la
cama con un pañito pues no podía usar la bañera. Cuando me vio se tapo el pene
con el pañito y yo con toda naturalidad, pues no tenía malicia, le dije: yo te
ayudo. Tomé el pañito y termine de lavarlo. No entendía por que se puso
nervioso.



Al otro día llegué y le dije que lo iba a lavar. Me miro con
nerviosismo pero no dijo nada. Yo comencé a enjabonarlo en la cara, el cuello,
el pecho hasta bajar a su pene. Me detuve ahí pues sentía muy agradable
enjabonarlo. Me di cuenta que según lo enjabonaba crecía y se ponía más bonito.
Mi papi echaba su cabeza para atrás, cerraba los ojos y gemía suavecito. Cando
iba a enjuagarlo me dijo muy ronco que siguiera un ratito más. Luego me dijo:



"termina, vete y cierrame la puerta!".



Obedecí pero me quedé escuchando detrás de la puerta. Escuche
que gemía más fuerte y su cama rechinaba como si la movieran.



Varios días después de esta rutina pasó algo diferente. Luego
de que lo enjaboné, lo enjuagué y me quede tocándolo un ratito más. No me dijo
nada, pero se comenzó a mover rítmicamente. Acto seguido tomó mis manitas, las
puso alrededor de su pene y comenzó a moverlas hacia arriba y abajo. Me dijo:



"Sigue así mi’jita, házmelo rápido un ratito más que me gusta
mucho’.



Él gemía cada vez más y se movía hasta que se arqueó y
comenzó a botar un líquido blanco por la punta de su pene. Yo me sorprendí y le
pregunté que era eso. Me dijo que era leche para que las mujeres la tomaran pero
que desde que mi madre no lo atendía, no se la daba y por eso ella estaba
molesta; por eso yo no podía decir nada pues ella se molestaría más.



Yo le dije que si la podía probar y tomó un poco en su dedo
de su barriga y me lo metió en la boca. Mientras yo saboreaba ese líquido de
sabor extraño pero agradable metía y sacaba su dedo de mi boca. Eso hizo que se
calentara mi entrepierna y cuando me fui a mi cuarto estaba muy mojada.



Al otro día llegué excitadísima para nuestra sesión de
limpieza. Pensaba que si yo era especial para mi papi me tendría que dar su
lechita de nuevo. La noche anterior soñé que me la bebía todita. Para
convencerlo le supliqué y lo besé en la boca (tenía que hacer algo especial para
ganarme mi premio) él me metió la lengua en la boca y yo le tomé su precioso
palo masajeándolo como el me había enseñado el día anterior. Soltó mi boca y se
acomodó para disfrutar el masaje. Yo lo hacia más rápido cada vez pues ansiaba
tener su leche hasta que comenzó a botarla y cuando terminó se la lamí toda de
su pecho y un poco de uno de sus muslos. Como por instinto vi un poco de lechita
escurrirse por su todavía erecto pene y le pase la lengua. Él gritó como un loco
y se arqueó al contacto de mi lengua; yo le seguí lamiendo el resto de la
lechita en su palo pues me gusto el tacto de su carne en mi boca. Parecía que
iba a desfallecer.



Cuando se recuperó me dijo que eso lo había dejado loco de
gusto, que era una buena niña y que iba a ser mejor mujer que mi madre. Eso me
excitó de nuevo y me mojé otra vez entre las piernas pensando como lograr
satisfacerlo más al otro día.




Llegué y me bañé antes de ir donde él pues me sentía caliente
y ansiosa. Mientras me bañaba me pasé el jabón por mi rajita y eso me calmó un
poco. Entré, lo lavé y lo besé de nuevo en la boca buscando su lengua. Él no
protestaba, era mío. Comencé a masajearlo cada vez más rápido hasta que se vino.
Lamí todo su semen y me quedé un ratito lamiendo sus bolas y su pene. Él no
abría los ojos y seguía gimiendo:



"que rico, que rico mi’jita, me vas a sacar la leche otra vez
con la boca, mmmmmm".



Yo le pregunté que como lo hacía y él me dijo que me lo
metiera todo en la boca y lo chupara como una botella de bebe. Fue casi
instintivo, lo estaba disfrutando mucho. De pronto el me agarró por la cabeza y
lo empezó a meter y sacar muy fuerte. Dio un grito y me hecho toda su lechita en
la boca. Me lastimó un poco la garganta pero yo estaba viciosa y me la tragué
toda. Yo le lamí todo su palo y bolas agradecida. El se puso muy feliz porque le
dije que me gustaba más que con las manos y que mañana se lo haría así de nuevo.



Cuando llegué al otro día me bañé de nuevo pues no podía
aguantar la calentura entre mis piernas pensando en mi rico manjar. Papito me
pregunto que porque me bañaba y le expliqué de mis calenturas. El me dijo que
tenía la solución. Mientras yo me comía su delicioso palo me metió la mano en
mis braguitas y comenzó a manosearme; sentía muy rico. Cuando me dio su leche
aceleró su mano en mi rajita y sentí algo nuevo. Exploté gritando como loca y
caí sobre su pecho. Ya sabía porque le gustaba tanto eso. Me quedé lamiéndole su
pene hasta que se le bajo y me volvió a manosear haciéndome feliz otra vez.



Al otro día me pidió que me trepara encima de él en lo que
llamó un 69 y mientras yo disfrutaba su palo me metía y sacaba la lengua de mi
rajita. Estaba como loca; al rato de terminar los dos me senté en su cara y le
dije:



"házmelo de nuevo papi"



Él me lo hizo y yo restregaba mi cosita en su cara. Me lamía
toda, me chupaba mi clítoris, me sacaba y metía su lengua una y otra vez. Tuve
varios orgasmos gritando como loca. Cuando terminó me recosté en él; noté que se
había empalmado de nuevo y me abalancé sobre mi palo sin misericordia. Como
disfrutaba oírlo gemir. Estaba totalmente adicta.




Cuando le quitaron el yeso y volvió a trabajar comencé a
sufrir pues casi no podíamos hacer nada. Una noche me fui a gatas al cuarto de
mis padres y sin que mi madre se diera cuenta se lo saqué y se lo empecé a
mamar. Él me saco del cuarto y me llevó a su baño. Me sentó en la taza del
excusado y me agarró por el cabello. Me clavó su pene en mi boca y comenzó un
mete y saca violento hasta que se vino. Un poco de su leche se me escurrió por
la mejilla y yo lo restregué por mi cara y mi nariz. Como lo extrañaba.



Así pasó el tiempo haciéndolo esporádicamente hasta que
cumplí 14 años. Ya había crecido y cada vez necesitaba más sexo. Como no me
hacia caso pues le tenia miedo a mi madre, decidí buscarme un chico, pero no
soporte que me tocaran. No sabía besar y cuando le pedí que me la mamara me dijo
que no sabía, estaba muy frustrada y no tenía deseos de seguir probando con
estos inmaduros. Solo podía pensar en mi papi. Así que me fugué del cole y
llegué a su trabajo a la hora del almuerzo (sería mío ahí). Él me regaño cuando
me vio y yo comencé a llorar. Le dije que no soportaba que otros me tocaran y
que lo necesitaba. Se apiadó de mí y se bajó los pantalones regalándome de nuevo
mi anhelado palo que mamé como borrego desesperado hasta sacarle la leche.
Entonces le dije que me la mamara. Me tumbó en su escritorio, me abrió las
piernas me quito la braguita y comenzó a mamármela bien rico. Después del primer
orgasmo me viró de forma violenta e hizo algo nuevo. Me comenzó a lamer mi
anito. Yo me fui al cielo, que rico era eso. De pronto me comenzó a meter los
dedos y eso me gustó más. Me dijo:



"Quiero meter mi palo en tu culito, nena". "Te va doler pero
después te va a gustar mucho cariño"



Me asusté y temblé un poco, pero sentí miedo de que si me
negaba no me diera más placer así que decidí sacrificarme. Él me puso su paño en
la boca para ahogar mis gritos; eso me asustó. Su pene era normal pero yo era
pequeña y se veía enorme en mis nalgas. me lubricó con su saliva y comenzó a
meterlo. Sentí que me desgarraba y me dieron ganas de hacer caca pero él me
sujetaba muy fuerte. Me decía:



"cálmate mi’jita, yo te amo" "ya veras que te va gustar.
Siempre había deseado romper tu pequeño hoyito".



Mis piernas desfallecían del dolor, temblaba y comencé a
llorar pero él estaba como poseído diciendo:



"que rico, que cerradito, mmmmm, que delicia, cómetela toda
hi’jita".



Paró en seco cuando entró todo, me comenzó a besar la nuca
con su palo dentro, me metió la mano entre las piernas y me provocó un orgasmo,
ya no sentía molestias y comenzó a meter y sacármelo cada vez más rápido. Que
rico se sentía! Estaba en la gloria sintiéndome poseída por mi papi. Aceleró de
repente y se vino dentro de mí apretándome contra él con fuerza. Cuando se puso
flácido me invadió la tristeza pues disfruté sintiéndome llena de mi amado palo
por detrás. No me lo quería hacer por delante pues decía que algún día me
casaría y tenía que dejar algo para mi futuro esposo, pero yo no quería a nadie
más y sentía muchos celos de mi madre, así que un día que él estaba bien
caliente tomé su pene y lo llevé a mi cosita. Él intento resistirse pero estaba
a mi merced; vencido por el deseo me lo empujó hasta lo último desgarrándome.
Metía y sacaba sin compasión hasta que se me calmó el dolor y tuve mi primer
orgasmo por delante con su pene. Me gustó mucho pero estoy adicta a mamárselo y
a que me rompa mi culo cuando lo desea.




Luego de esto cada vez le tenía más miedo a mi madre y no
deseaba que se fuera a enterar. Casi no me tocaba pero yo estaba de mal en peor.
Lloraba mucho y me masturbaba extrañándolo. Volví a fugarme del colegio y llegué
a su oficina. Cuando entre, no estaba y fui a la de su jefe (un señor como de 60
años) para saber donde estaba. Me dijo que salió a un encargo de él. Me puse muy
triste y él lo notó. Me dijo que se iba, que si quería me llevaba. Acepté y en
su carro comencé a llorar. Él se preocupó y paro el auto cerca de un parque. Me
quedé callada y noté que me miraba con lascivia. Lo miré y no estaba mal; me
humedecí inexplicablemente. Para no delatar a mi papi le dije que mi novio me
había dejado y que estaba muy triste; para provocarlo le dije inocentemente que
extrañaba la verga de mi novio y buscaba a mi papá para que me diera dinero y
poder salir y olvidar. Me preguntó que a donde quería ir y yo le dije que quería
encontrar un hombre que me consolara. Se puso nervioso y me dijo que lo podía
hacer si yo quería. Le sonreí y dije que si. Acto seguido agarré su paquete por
encima del pantalón y guió hasta un sitio solitario.




Estando ahí me abalance sobre su pantalón, lo desabroché y
busqué su palo que era de buen tamaño (se veía mas grande que el de papi)
Comencé a lamerlo para conocerlo. Él estaba sorprendido pues no esperaba que yo
supiera mamar; tiro su asiento para atrás y comenzó a gemir. Me agarró por el
pelo y me lo clavaba hasta la garganta. Cuando estaba listo para eyacular me
saco el pene de la boca (parece que no esperaba que me bebiera su lechita) Me
solté de su mano y me abalancé de nuevo sobre su verga hasta que lo hice
explotar en mi boca. Me lo saboreé como una gatita a su lechita.



Me acerqué a su cara, estaba desfallecido y sorprendido y le
dije: "Quiero que me comas mi culito". Me miro como si viera un ángel y me dijo
que era demasiado maravillosa para ser real. Me tiro en el asiento de espalda,
me abrió mis nalgas y comenzó a lamerme mi culito. Luego, con la saliva me fue
metiendo los dedos. Estaba en el paraíso. Me decía: "que chiquito lo tienes
querida, te lo voy a romper con mi palo" Se recostó sobre mi y comenzó a
metérmelo. Yo gritaba: "métemelo, lo necesito, rómpeme!" Empujo y la metió toda
(me dolió pero aguanté). Cuando entraba y salía fácilmente me agarró por las
piernas, me viró y me sentó sobre él. Eso me dolió mucho pero me sujetó fuerte y
comenzó a sacármelo y metérmelo sin compasión. Me agarró las piernas con una
mano y me masturbó con la otra mientras seguía su mete y saca. Cuando me vine me
metió los dedos en mi cosita, acelero su movimiento y se vino en mi anito. Fue
espectacular; estaba tan agradecida que me aprisioné de su palote para limpiarlo
con mi boca.



Me dejó en casa, me beso y se fue. A los pocos días recibí un
celular en el colegio con una nota de él diciéndome que era para llamarlo cada
vez que necesitara consuelo. Me puse feliz pues ya tenía sustituto para mi papi
cuando no quisiera satisfacerme. Así fue que encontré sustituto para mi papi
aunque sigo prefiriéndolo a él. Terminó diciéndome ella.



Luego de contarme esto sabrán que mi pene estaba como una
roca; la doble en la mesa y se lo empujé en su delicioso culito. Le decía:
"comete mi palo, mi’hijita", para que recordará a su padre y gozara más. Y así
fue, ya era mía. Yo le decía: "Dime papito y suplícame".



Ella gemía: "Métemela, papito por favor. Rómpeme papito. Dame
duro con tu verga. Ay que rico lo haces, ahhhhhh."



Estaba descontrolado, la viré sin sacarle mi palo, tome una
botella de vino, hice que la chupara y se la introduje en su cosita. Se llevo un
puño a su boca para no gritar y comenzó a convulsionar. Verla así me enloqueció
y me vine violentamente. Así pasamos toda la semana que estuvo aquí. Me contaba
sus historias y luego la cogía por todos lados acabando siempre en su boquita
deliciosa. Todavía la extraño.




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 1
Media de votos: 10.00


Relato: Adicta a papi
Leida: 21590veces
Tiempo de lectura: 11minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados





























tía sobrina relatos eróticosrelato vecino de terrible pollaRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatorelatos eroticos violarelatos eroticos follando a mi sobrina de 8vi como se cojieron a mi mamarelatosrelatos pornos de monja a esclavaRelatos porno abuela abuelasrelatos eroticos mi cuñada bebitarelato de incesto hermanami suegro folla ami hermana y a mi relatoshaceme el orto relato xxxrelato porno de madre con hijo teniendo sexo analRelatos cojiendo con mama en el ranchoimagen porno amante6mi hijita de 9 añitos relatorelatos porno desvirgo ami sobrinitaRelatos dedeandosesexo con la hija de mi amigo relatorelatos follando al patronRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatomasajes de madurashttp://googleweblight.com/?lite_url=http://bdlol.ru/relato31704_me-folle-a-mi-prima-de-10-a%25C3%25B1os.html&ei=CCgMutn1&lc=es-419&s=1&m=260&host=www.google.com&f=1&gl=ec&q=viole+a+mi+primita+relato&ts=1538103519&sig=AIvIYWJmDrYLrJd11WmE0PqNIDiAUgjILwrelatos gay frottage primitofollandome a la maestrarelatos me toco dormir en la misma cama con mi sobrinamariana casada tanga relato empinadamis 4 pequeñas relatos pornorelatos sobrinaporno en laplayarelatos de sexo tabuprimera vez gay relatosbdlol.rurelato erotico de hija com papiSexo con mama mi tia y mis hermanas relatos cachondas relatosrelatos porno embarazada a la fuerzarelatos eroticos lesbicos primas apuestaIncesto con la abuela relatadosporno de gaisrelato s eroticos de ninas detrece anosmi hija en mi cumpleaños relatos eroticosrelatos por el culito a mama primerisa filialhttp://bdlol.ru/relato33452_El-sexo-duro-mas-rico!!!!!.htmlrelatos mi mama dando un buen masaje me exito cerla cachondavacaciones con mi hija relatos eroticosrelatos pornos con mi padrinorelato erotico durmiendo con masura timidala pepita inchadita de mi.nena relato pornofoto porno viejasrelato hombre y perra cojiendomi hijita de 9 añitos relatotias con sobrinotrios relatosrelato porno espiando a mis tiosrelatos eroticos filial lesbicorelatos de tios y sobrinas incesto con mis hermanas relatos veridicosMi hija 11 relatos eroticosRelatos de incesto follando a mis dos hijasRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatorelato porno desde venezuela me coji a una sobrinarelato de profesora cojiendo con su alunorelatos porno me cojio yernito Relatos eroticos mis pantaletas usadas del trabajoMi hijo pequeño con un pene grande relatos gayrelatos eroticos jugando a conducirporno gay satisfecho con pinga descomunalrelatos me siento en las piernas de mi tiomi hijita de 9 añitos relatoRelatos eróticos hombres que han desvirgado culitos gaysdesvirgue a mi nieta relatorelato porno de abuelo con nietaespiando a chicasesclava sexual de mi padre relato relatoshttp://googleweblight.com/?lite_url=http://bdlol.ru/10-Gays_12.htm&ei=43WdVA8y&lc=es-419&s=1&m=817&host=www.google.com&f=1&gl=ve&q=Relatos+porno+de+gay+con+foto+o+ilustraciones&ts=1530720537&sig=AIvIYWIoljv-2IH-rD7Lc7_RT2scnE8HZArelatos eróticos métemelo todo por el culorelatos eroticos mi suegromi hijita de 9 añitos relatoMi pequeña florencia y una gran verga relatosrelatos eroticos venezuelaIncesto con la abuela relatadosRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatorelatos sexo con mi tiamadre viuda con hijo pornorelato porno me folle a la vecinarelatos de lesbianas teniendo sexo en la oficinahttp://bdlol.ru/relato42558_MI--ABUELO--ME-PREPARO..html