Relato: Yo la Traviesa (primera vez)



Relato: Yo la Traviesa (primera vez)

ESTA ES MI HISTORIA
Hola, mi nombre es Ángela y soy de Mérida Yucatán y actualmente tengo 18 años, pero mi relato está ubicado en mi infancia cuando tenía 7 años de edad. Mi relato es real.
Quiero aclarar que esto que me sucedió nunca fue traumático para mí, ni fui forzada o violada, más bien fue el despertar de mi sexualidad de una manera muy temprana y además muy placentera.
En aquel tiempo yo era bajita media 95 cm (aclaro yo no soy de estatura alta, actualmente mido 1.50 mts) un poco gordita, de cejas pobladas y cabello al hombro lacio.
Recuerdo que mi vida era muy aburrida y monótona pues mi madre se divorció de mi padre cuando yo era una bebé de brazos, y tiempo después ella se embarazo de su actual esposo y mi hermanito nació cuando yo tenía 5 años. En ese tiempo mi mamá decidió ir a vivir a casa de mi padrastro y pues yo le ayudaba con mi hermanito, le ayudaba a lavar, a planchar incluso a bañar a mi hermanito yo siendo aún muy niña, así era mi infancia sin amiguitos porque en la cuadra no habían niños pequeños.
Cierta tarde salí al patio a tirar una cubeta de agua y escuche un ruido en el patio contiguo y despacito me asome por un agujerito que había en el muro y ahí vi a mi vecino orinando yo me asusté mucho y me retire del agujerito pero mi curiosidad de niña hizo que me volviera a asomar y justo vi cuando mi vecino se sacudía el pene (ahora sé que se llama pene) aquí donde vivo le decimos pollito, pues vi como sacudió su cosa y la guardo. Yo rápidamente fui donde mi madre para evitar que me llamase la atención.
Desde ese momento solo tenía la imagen de mi vecino de junto orinando que por cierto era un hombre como de 36 años, alto, moreno, de bigote y pasadito de peso; en ese entonces y a partir de ese momento yo acudía con mayor frecuencia al patio exactamente junto el agujerito del muro pero mi vecino nunca más volvió a orinar en el patio. Eso me enojaba y cuando lo veía le preguntaba don Alberto porque no juega usted con sus perritos del patio se nota que están tristes, a lo que él me decía hija ya no tengo tiempo de jugar con mis mascotas porque estoy muy ocupado, pero si tú quieres y si tu mamá te deja puedes ir a jugar con los perritos cuando llegue del trabajo. Yo me quede alegre no por jugar con los perritos, yo con mi inocencia pensaba que en cualquier momento don Alberto iría a orinar al patio y yo vería de nuevo su pollo.
Así que yo a diario iba a jugar con las mascotas de don Alberto hasta que un sábado me dijo que bañaría a los perritos yo le pregunte si le ayudaba y me dijo que si me daban permiso estaba bien, ya para ese entonces mi mamá tenía mucha confianza con don Alberto, así que me dijo que si lo podría ayudar y don Alberto le dijo a mi mama que preparara el baño para que me bañara porque los perritos no se dejaban bañar y quedaríamos empapados de agua. Mi mamá solo asintió con la cabeza y me dijo que me cambiara de ropa por una más viejita para que se mojara, así que me puse un short cortito y una playerita y fui con don Alberto y cuando llegue el tenia puesto una bermuda de tela suavecita y una playera sport, en efecto bañar a los perritos era una hazaña puesto que corrían y se escapaban así que don Alberto agarro a uno y lo metió al baño y me dijo que cerrera la puerta y ahí empezó la diversión porque el perrito no se dejaba bañar y nosotros jugábamos con el agua así que quedamos mojados por completo, don Alberto me dijo que se quitaría la playera y quedo sin camisa solo con su short y de pronto don Alberto se puso de pie para sacarse la playera y mis ojitos se posaron en su entrepierna que ya con el short mojado marcaba de manera muy visible su miembro, a partir de ese momento ya no podía dejar de ver su entrepierna y notaba como con cada movimiento se balanceaba sus huevos y su pollo. Terminamos de bañar a un perrito y don Alberto salió por el otro e hicimos la misma operación, pero este era más pequeño y se nos escapaba a cada rato y los dos estábamos en la bañera jugando y bañando al perro hasta que por agarrar al perrito le agarre su miembro a don Alberto, yo quede paralizada pero don Alberto no le dio importancia y así terminamos y me dijo: Ángela mientras tu secas a los perritos yo me voy a bañar y a cambiar de ropa porque está muy mojada, yo solo moví la cabeza en señal de que eso aria.
El salió del baño de servicio y entro a la recamara donde estaba su cuarto de baño personal, yo me quede secando a los perritos y de pronto tuve una idea, la idea fue entrar a la recamara para ver a don Alberto bañarse para poder mirar su cosa, jijiji mi mente de niña maquilo la travesura, así que seque rápidamente a los perritos y en silencio entre a la recamara y me acerqué muy despacito a la puerta del baño para buscar una rendijita que si encontré y ahí estaba don Alberto totalmente desnudo bañándose pero dándome la espalda, así que me quede ahí paradita mirando hasta que de pronto se volteó hacia donde yo estaba y se siguió bañando sin pensar que yo lo espiaba y vi su miembro y él lo lavo pero yo note algo extraño para mí, cuando se estaba lavando su pollito yo no te cómo empezó a quedar más grande hasta quedar grande y duro puesto que él lo lavaba y su cosa estaba recta, mi cabecita tenía muchas preguntas que era esa cosa que don Alberto tenía entre sus piernas y porque cambio de tamaño?. Cuando vi que agarraría la toalla yo me salí despacito y luego el salió ya con ropa yo estaba muy sonriente y el me pregunto, que te ríes angelita, ¿alguna travesura hiciste verdad? Se rio y me dijo que me fuera a mi casa a bañarme.
Así fue como vi por primera vez a un hombre adulto desnudo, yo que era una niña muy traviesa de 7 años.
Los días pasaron y mi padrastro fue asignado a Cancún y tuvo que viajar así que nos quedamos mi mamá, mi hermanito y yo por unos días solos en la casa, pero mi padrastro se enfermó del apéndice muy grave y tuvo que ser operado así que mi mamá tenía que viajar de urgencia entonces fue con don Alberto y le pidió que si me podía quedar con él unos días por la situación y el acepto. Mi mamá preparo una maleta con mis cosas y me dejo con don Alberto, yo estaba feliz puesto que era un señor muy bueno y cariñoso y además me gustaba espiarlo jijijiji.
Apenas se fue mi mamá don Alberto me pregunto dónde quería dormir, en el cuarto de servicio o en la recamara principal, osea con él. Yo le dije que nunca había dormido sola así que le dije que me quedaría con él. Me paso a la recamara y me pregunto si me habían empacado una hamaca para que durmiera, pero mi mamá solo empaco ropa, así que no había hamaca. Ni modos angelita tu dormirás en la cama y yo dormiré en el suelo sobre una colchoneta, ¿y porque? ¡le pregunte! Si los dos podemos dormir en la cama así duermo con mi mamá, le dije. No me dijo nada y aquella noche durmió en el suelo y yo en la cama, don Alberto se quedó profundamente dormido puesto que había trabajado todo el turno completo por ser su último día de trabajo porque empezaban sus vacaciones.
A la mañana siguiente, don Alberto se despertó y me hizo el desayuno, y me despertó como a las 8 de la mañana y me dijo que me fuera a bañar, yo me levante y me metí al baño, me saque mi ropita y me quede desnuda para bañarme, pero no sabía usar la regadera, nosotros en la casa nos bañábamos con un cubito. Entonces me asome y le pregunte como se manejaba la regadera, el entro al baño y me lo explico yo estaba desnudita, pero el no hizo ningún gesto y luego salió. Cuando termine de bañarme y salí él entro a bañarse así que note que no cerró la puerta con el seguro así que cuando termine con la toalla entre al baño y le dije aquí está la toalla, enseguida sus manos taparon su miembro y me dijo angelita salte por favor, yo me asuste porque nunca me había gritado don Alberto y me quede en la cama sentada llorando, el escucho el llanto se puso la toalla y salió a ver que me pasaba y me dijo que no me sienta mal, pero que yo era una niña pequeña y que no debería ver su pene.
¿Pene?, que es eso, le pregunté.
Pene, es lo que nosotros los hombres tenemos, así como ustedes las mujercitas tienen vagina, nosotros los varones tenemos pene. Me dijo.
Yo le dije, mi mamá me dice que ustedes los hombres tienen pollito, así como mi hermanito y nosotras tenemos quesito. Y su pollito es más grande que el de mi hermanito le dije sonriendo. Y salí de la habitación solo con mi calzoncito porque me estaba vistiendo cuando paso este incidente.
Don Alberto y yo desayunamos y me dedique a ver películas mientras el acomodaba sus documentos, así que como a las 2 de la tarde cuando hacía un calor horrible aquí en Mérida, don Alberto me dijo que me pusiera mi traje de baño pues nos bañaríamos en la piscina, corrí rápidamente y note que en mi mochila de ropa mi mamá con la premura de salir solo me había empacado un short, dos pantaletitas, una playera y un camisón para dormir. Así que le dije a don Alberto que mi mamá no me había empacado mi traje de baño, pero le dije puedo bañarme con mi playera y mi calzoncito. Él me dijo que estaba bien, así que me saque el short y me acerque a la piscina, en seguida salió don Alberto con short y playera, llego al pie de la piscina y se sacó el short y la playera y quedo con una especie de trusa para baño (calzoneras), él se metió a la piscina y me pregunto si yo sabía nadar y le dije que no. Así que me agarro de la mano y me hizo bajar por la escalera de la piscina, yo estaba muy chica de estatura así que me quede sentada en la escalera mientras él nadaba un rato, hasta que le dije que yo quería nadar también, se acercó, me abrazo y me llevo a una parte honda de la piscina y me hizo estirar las piernas, mi playerita se me subía con el agua de la piscina así que me dijo que me la quite y me la saque y me quede con mi pantaletas, mis tetitas que apenas despuntaban quedaron duritas y brotaron mis pezoncitos. Enseguida me pregunto don Alberto si yo tenía frio, y le dije que un poco. Yo cada vez que podía le rozaba su pollo que con la calzonera se le marcaba muy bien. Más tarde nos bañamos y luego almorzamos y don Alberto me dijo que era hora de tomar una siesta, yo me acosté en la cama y él se durmió en la colchoneta, él tenía una bermuda de esas de tela muy suave y como yo no estaba acostumbrada a dormir siesta me quede calladita en la cama mirando la tv mientras el dormía, de pronto note algo raro en su entrepierna, don Alberto dormido tenía una erección, se le notaba algo duro a través de su short y que además alzaba parte de la pierna, así que curiosa me baje de la cama muy despacio y fui acercándome sin hacer ruido hasta que quede muy cerquita de su pollo que para ese momento estaba duro, yo lo note hinchado, con una cabeza roja oscura y gruesa mmm ya se como el diámetro de una galletita crackers jijiji nada más para que se imaginen lo grueso del pollo de don Alberto. Yo no sabía que era eso pues a mis 7 años no había visto nada parecido, y para mala fortuna solo podía ver un poco porque el short me lo impedía. Mi curiosidad creció aún más quería ver por completo eso que tenía don Alberto entre sus piernas, como vi que se estaba despertando muy despacito salí de la habitación a jugar con mis muñecas
Poco después sonó el teléfono de la casa, era mi mamá avisándole que mi padrastro estaba grave y se tendrían que quedar en Cancún por 7 días, yo solo escuche que don Alberto le dijo a mi mamá que no se preocupara por mí, que él se encargaría de todo.
Don Alberto me llamo, y me dijo: princesa tu mami esta al teléfono, ven y habla con ella. Ya saben lo que dicen todas las mamás, pórtate bien, obedece en todo a don Alberto, etc, etc, etc. Yo solo le dije si mamita, estoy muy contenta aquí. Hasta pronto mamita y corte la llamada.
Fui a la cocina y don Alberto me miro y me dijo, que vamos a hacer princesa, yo le dije mmm, vamos al parque y don Beto me llevo al parque y como habían juegos me quede toda cochina jajaja ahí en el parque cenamos unos perritos calientes y regresamos a la casa.
Apenas entramos a la recamara me dijo don Beto que me bañara y me cambiara la ropa porque estaba toda sucia y sudada; yo me quede pensando y le dije: don Beto no tengo más ropa limpia solo me queda un camisón para dormir. Don Alberto se rasco la cabeza y me dijo esa tu madre que no te dejó más ropa, que le vamos a hacer. Báñate princesa y ponte el camisón mientras veo si consigo ropa interior. Salí del baño solo con mi camisón sin nada de interiores y don Alberto me dijo que no había conseguido nada, yo le dije que no se preocupara que me quedara solo con el camisón, el solo movió la cabeza y las manos en señal de ni modos.
Luego él se metió a bañar y para no perder la costumbre lo espié de nuevo, termino salió del baño y le pedí que jugáramos un rato a la matatena que me había comprado en el parque y me dijo sale solo jugaremos un rato, nos pusimos los dos en cuclillas y empezamos a jugar, yo no tenía calzones y le enseñaba todo mi quesito a son Alberto jijiji, hasta que me dijo, princesa urge que te compremos calzones así que mejor nos acostamos a dormir y mañana salimos a comprar además me duele mucho la cabeza y voy a tomar unas pastillas para dormir.
Así que tomo las pastillas, me acostó en la cama, apago las luces y se acostó en la colchoneta, yo me hice a la dormida, creo que él pensó que ya me había dormido porque se levantó y se sacó el short y se volvió a acostar solo con su bóxer, en menos de una hora don Alberto ya estaba profundamente dormido, tanto así que yo estaba viendo la tv y él no le molestaba el ruido puesto que roncaba en la colchoneta, yo le hable: don Beto, don Beto y él estaba privado, pero en que lo estaba llamando note de nuevo el bulto en su entrepierna y despacito le fui jalando la sabana hasta que quedo destapada esa parte que tanto me llamaba la atención, en efecto ahí estaba enfrente de mí su pollo parado, grueso, su cabeza roja y el cuerpo lleno de venas waooo dije despacito, que es esto, yo lo toque con mi dedito y estaba duro y caliente, se veía hermoso, nunca podré olvidar esa imagen de mi mente, aunque ya pasaron 11 años la tengo muy bien grabada. Lo mire por todos lados, me acerque más y lo olí, mmm olía bien a jabón, estaba limpiecito, acerque lentamente mi manita y toque de nuevo, estaba hirviente, caliente, instintivamente me toque mi quesito y lo tenía húmedo, mojadito y me quede pensando porque, que me pasaba. Porque sentía como cosquillitas en mi quesito. Pues así me dormí pensando en ese pollo maduro que yo quería.
Al amanecer se despertó temprano don Alberto y se metió a bañar y yo me hice a la dormida pensando en espiarlo de nuevo, lo vi en el baño y su cosa estaba normal, cuando agarro la toalla regrese a la cama rápidamente y me hice a la dormida y justamente cuando salió el baño con la toalla enrollada al cuerpo me desperté y le pregunte: don Alberto que era eso duro que salía de su bóxer anoche.
El quedo paralizado, y me pregunto: ¿viste mi pene angelita? Si, le dije, estaba muy dura anoche, no como cuando se bañaba ayer y entre al baño, ni como la de mi hermanito.
Él me dijo que estaba así porque estaba pensando en mujeres bonitas, por eso quedo duro.
Yo le pregunte: yo soy bonita, don Alberto.
Él me dijo, eres una niña muy bonita, que no debe de pensar en penes de hombres adultos.
Porque no, le dije si anoche que estaba usted tan dormido hasta se lo toque tantito. Oiga don Beto, me lo enseña ahora que hay luz, le pregunte.
Don Alberto, no daba crédito a mis palabras. Y me dijo mejor angelita báñate y déjame pensar las cosas un momento.
Yo entre al baño y me bañe y Salí con mi toalla en mi cuerpecito, puesto que ya no tenía ropa limpia y cuando Salí del baño don Alberto estaba aun con la toalla en la cintura y me dijo: si lo quieres ver te lo voy a enseñar, pero recuerda que una niña linda como tú no debe de ver esto.
Yo solo moví la cabeza al tiempo que don Alberto dejo caer la toalla y yo mire su pollito, suave y hacia abajo y le pregunte, ¿porque no está como anoche? Y él se acostó en la cama y me dijo que en su sueño estaba viendo mujeres desnudas en su sueño por eso estaba duro. Y me dijo que si quería que quede duro tenía que sacarme la toalla y quedarme desnuda y yo rapidísimo me quede desnudita y me subí a la cama junto a él y me senté cerquita observando su pollito.
Enseguida empezó a ponerse duro y me dijo si quieres tócalo para que lo conozcas bien, estire mi manita y lo agarré, estaba quedando duro y rápidamente salió la cabeza hinchada y sus venas ya estaba durísimo y sentía como latía en mi manita. Instintivamente lleve mi otra manita a mi conchita y me empecé a tocar y para los que no lo saben las niñas de 7 años como era yo, si lubricamos y lubricamos muy bien porque mi conchita está muy mojada y yo le pregunte a don Alberto que porque estaba mojada mi manita y él me dijo que no podía ser y yo le dije siiii tóqueme para que vea y le agarre la mano y se la puse en mi puchita y e don Alberto me paso un dedo en toda mi rajita y yo sentí que una corriente eléctrica me recorría todo mi cuerpecito y me dijo don Alberto, estas muy mojada angelita q ver ven para acá, y me puso de pie sobre su cabeza y me dijo agarra mi pollito y para agarrarlo me agache justo encima de su boca y el me paso la lengua en mi quesito, que rico sentí, la lengua de un hombre mayor comiéndose mi puchito de 7 años mmmm solo lo recuerdo y me mojo nuevamente.
Don Alberto me dijo angelita dale muchos besitos a mi pollito y yo como drogada lo obedecí, agarre ese trozo de carne palpitante y lo empecé a besar, al principio me sabia raro pero poco a poco lo fui metiendo a mi boca, que rico esa cabezota casi no me entraba en mi boquita pero yo estaba gozando como nunca, ahora sé que era una putita jugando con una vergota, gruesa, dura como piedra, don Alberto no tiene muy grande su pollo tal vez como de 13 ó 14 cm pero muy gruesa y cabezona. Mientras yo chupaba ese pollote don Alberto se comía literalmente mi quesito y yo empecé a gemir muy quedito, así que don Alberto me pregunto que si quería sentir algo muy rico en mi quesito y yo le dije que sí.
Me dijo que me pusiera de pie y que me parara con mis piernas abiertas encima de su vergota y me dijo, angelita quiero que te agaches despacito para que yo pueda poner mi pollo en la entradita de tu quesito, mi puchito estaba chorreando, muy mojada, y su verga de don Alberto estaba muy dura, tanto que la cabeza estaba brillosa. Yo lo obedecí y me agache despacito y sentí como don Alberto dirigió su verga a mi cuevita, ahhhh que rico sentí, como otra descarga eléctrica, estaba a punto de ser cogida por un hombre adulto, imagínense yo de 7 años pequeña y el un hombre de 36 años con una verga muy gruesa y dura como piedra.
Cuando don Alberto sintió mi entradita me dijo que yo solita me bajara despacito para que no me lastime, así que yo me agache un poco y sentí como su verga me partía por la mitad y le dije que me dolía, y él me dijo que no me moviera que se me pasaría el dolor muy pronto y así fue el dolor que sentía en mi quesito fue pasando así que me baje un poquito más y me entro por completo la cabeza ya estaba ensartada, y grite haay me dueleee, y don Alberto me dijo que no me moviera, que el sacaría un poco su verga, así que me quede quietecita y el me saco su pollo grueso y enseguida me lo metió de nuevo despacio y yo solo pude gemir ahhh y de nuevo me la saco y me la metió despacito y yo estaba como loquita sentía tantas cosas nuevas y el dolor se fue poco a poco y don Alberto me la metía y sacaba un poco más rápido y el dolor se convirtió en placer, mi quesito estaba abierto al máximo y me tragaba toda su verga de don Alberto, que en ese momento yo sentía que era mi dueño yo gritaba como loquita y don Alberto me pregunto, te gusta princesita y yo dije que sí, que me encantaba, yo ya no estaba agachada ya estaba con mis rodillitas en la cama así que ya estaba completamente ensartada cuando de repente sentí como una descarga desde mi espalda que llego a mi vientre y enseguida me quede rígida y don Alberto me la metió hasta el fondo y me dijo suéltalo angelita, grita y yo grite ahhhhhh y enseguida sentí como me salía algo de mi quesito y don Alberto me la saco y todo mi juguito salió y sentí la gloria enseguida don Alberto me la metió de nuevo y yo no dejaba de gritar aay aay aay cuando sentí como la vergota quedo más dura dentro de mí y sentí como mis quesito se abrió al máximo y don Alberto se vacío dentro de mí al tiempo que yo volví a gritar aaaahhhhh que ricooooo enseguida como que me desmaye porque quede encima de don Alberto y el me abrazo y me dijo angelita ya eres toda una mujercita y yo le dije que me había gustado y que quería jugar de nuevo.
Continuaran mis aventuritas…



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 145
Media de votos: 9.11


Relato: Yo la Traviesa (primera vez)
Leida: 32269veces
Tiempo de lectura: 15minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados





























relatos eroticos de incestoabusando hija sobrina hermana relatos eroticos xxxtorero pornoWww.de relatos de sexo incesto y amorfilialVer relatos eroticos de inciesto le rompi el culo a mi tiarelatos pornos violaciones anales estremasrelato erotico gay era una bebota relatos porno sexo en el gym con negro musculosonene relatos xxxrelatos de incesto follando con mi abueloporno musulmanasmujeres de 50 años pornoSexosintabuesgayRelatos xxx de abuelaropa pornoIncesto con la abuela relatadosrelatos sexyIncesto con la abuela relatadoscogiendo a mi hermanito relatos xxxRelatos eróticos hombres que han desvirgado culitos gayshijastra relato xxxrelatos con culona.mi hijita de 9 añitos relatoRelatos eroticos cochabambaIncesto con la abuela relatadosrelatos reales cojiendome ami hija con madurez prematuraRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatoRelatos gays muevete ricoohttp://bdlol.ru/relato42513_chiquitos-jugetones-lucas-pedro-yo-y-su-hermanita-cap-2.htmlAbuelito aprovechadoRelatos erotico folle a mi vecinaRelatos porno pequeña que me folleRelatos de sexo la hija de mi vecinale ise cosquillas a mis hijas relatos pornorelatos me coje mi compadrever porno echandome un polvo cortito con mi mamaRelatos eroticos las nenitas bonitasRelatoseroticos papa y hija menorrelatos pornos mi sobrina y sus microtangasputas feasrelatos xxx nietitaRelatos con mi vecino menoraprendiendo a follar de pequeña relatoshistorias porno gratisrelatos de gay entre papá e hijorelatos-me folle a mi primarelatos cortos sexo gay analRelatos porno padre desvirga a su hija menorrelatos eróticos violaciones virgenesRelatos eroticos gratis mi madrina me consuelarelatos de me coji a la muchacha campesina en el campoRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatoIncesto con la abuela relatadosrelato mi sobrino me cojiochica te da instrucciones para que te comas tu propio semen xxx feminizacionRelatos de insesto rompi el co?ito de ni?as xxxrelatoporno pequeño gayrelatos xxx mi tia realRelatos xxx la pequeña hermanarelato porno jugando al caballitomi hijita relatosrelatos xxx de una familia decenteprofesora sexual de mi hijo relatosrelatos herotico viviendo con mi novio mi madre y mis hermanasrelatos madre e hija con papáviole a mi hijastra relatoRelato Pornos De Dominacion A Chicos TodoRelatoDesvirgaciones entre hermanos relatosrelatos porno los amigos de papapervirtiendo a una nena inocente Relatos Pornorelatos de sexo con primitas interesadasrelatos eroticos bdlol.ru familia nudistalos amigos de papi relatos xxxhistoria erotica de nenas de 11 gratismi familia relatos cachondos xxxchica pide penetrarla relatomi hermana mamen me dijo josé que es follarrelatos eroticos mi hermanita y su hijita mucha conchahistorias porno gratisrelatos de voyeurpornorelatos de arrimonesen el trenpuritanas gratisrelatos gay porno en la carcelrelatos xxx me cojia a mi sobrinita buen dormida pir el culito de 10 añitos